Slayer - God Hates Us All (2001)

God Hates Us All
Estilo: Thrash metal
Álbum: God Hates Us All
Banda: Slayer
AÑO: 2001
Lista de temas:

1. Darkness of Christ
2. Disciple
3. God Send Death
4. New Faith
5. Cast Down
6. Threshold
7. Exile
8. Seven Faces
9. Bloodline
10. Deviance
11. War Zone
12. Here Comes the Pain
13. Payback

CRÍTICA Slayer – God Hates Us All (2001)

«God Hates Us All» de Slayer, lanzado en 2001, es un álbum que se destaca en la discografía de la banda por su intensidad y su enfoque en temas más personales y oscuros. Este álbum llegó después de un período de experimentación y marcó el comienzo de una nueva era para Slayer, con guitarras afinadas más bajas y letras que se alejan del culto satánico directo para abordar la violencia, el autocontrol y la rebelión contra la vida misma.

El álbum arranca con «Darkness of Christ», que prepara el escenario para «Disciple», un himno de pura rabia y uno de los temas más destacados de Slayer. La canción es un despliegue de acordes de poder y furia, con un desgarrador desenlace que la convierte en un clásico moderno. «God Send Death» sigue con la misma energía, pero explorando diferentes matices creativos y temáticos, como la renuncia a la humanidad y la transformación en un monstruo.

Cada pista de «God Hates Us All» fluye sin esfuerzo hacia la siguiente, con «New Faith» y «Cast Down» preparando el terreno para joyas como «Exile», «Seven Faces» y «Bloodline». «Deviance» es otro punto culminante, sumergiéndose en texturas más oscuras y explorando ideas más torturadas, con la entrega desgarradora de Tom Araya que realmente vende la intención venenosa de la canción.

Las pistas finales, «War Zone» y «Here Comes the Pain», pueden ser las más flojas del álbum, quizás se echan de menos algunos riffs más pegadizos como nos tienen acostumbrados. «Payback», la canción que cierra el álbum, vuelve a los placeres convencionales de Slayer con un ritmo más rápido y riffs fluidos, aunque no tan pesados como el resto del álbum, pero aún disfrutables.

«God Hates Us All» se distingue por dos razones principales: la interpretación aplastante y los temas más personales. Aunque el título del álbum es extremadamente satánico, no se puede tomar al pie de la letra. Es más bien un álbum sobre la violencia, el autocontrol y la rebelión contra la idea de la vida misma, donde el satanismo significa convertirse en un avatar de destrucción. Jeff Hanneman y Kerry King canalizaron emociones universales y Tom Araya canalizó su violencia interna para crear esta fuerza monolítica en un álbum.

ÁLBUM Slayer – God Hates Us All (2001)

LO MÁS RECIENTE

Coroner – Grin

Destruction – The Antichrist (2001)

Destruction – All Hell Breaks Loose (2000)

Destruction – The Least Successful Human Cannonball (1998)

Destruction – Cracked Brain (1990)

Destruction – Release from Agony (1987)